De vez en cuando leo comentarios, noticias, opiniones, y un largo etcétera, respecto al tema de “los que corren ultras están locos”, “eso es antinatural”, “eso no puede ser bueno”.

 

Y me es imposible pararme a pensar y decir “¿Cuánto hace desde que el hombre sólo se servía de sus pies como único medio de transporte?” Según la wikipedia, (no sé como cuanto de riguroso es este dato) la rueda apareció hace casi 6000 años. Según la wikipedia, la aparición de la domesticación del caballo ronda también esa fecha. Pongamos así a ojo, que hace 8000 años no había mas cojon*s que echar a andar para ir a algún sitio. Indagando más, y leyendo así por encima, el fin del nomadismo data sobre hace unos 15000 años (no estoy muy seguro, lo he leído regular). Anterior a esto, los pueblos se dedicaban al trapicheo, a moverse, a andar, aquí, allá, lo que se conoce como nomadismo.

 

Con lo que he escrito anteriormente quiero llegar a que hasta hace poco (evolutivamente hablando) el ser humano se movía. No sé si corría o no, pero si nos remontamos hasta mas atrás, me juego lo que queráis a que el ser humano tenía que correr, y me juego lo que queráis a que lo hacía descalzo. Y fijo que recorría largas distancias, muy largas, para sobrevivir, para buscar Pokemon, para echar pachangas al fútbol en el campo de Oliver y benji o para perseguir animales. De hecho si miramos en las Barrancas del Cobre y nos fijamos detenidamente, hay una panda de flipaos que corren con planchas de goma que no son ni mas ni menos que ruedas cortadas y aplanadas.

 

Soy de los que se niega a pensar que esa mierda de correr 100 km es malo. ¿Por qué pienso esta tremenda locura y gilipollez? Pues me baso en el estado que evoca en mí el hecho de correr: esa sensación de llevar horas corriendo y de llevar en la cabeza una única cosa, seguir adelante. Esa sensación no es ni mas ni menos que la sensación de luchar por la “supervivencia”. Cuando cumples tu objetivo en la cabeza aparece una sensación de satisfacción, de alivio, de descanso, de plenitud, y de “joder, estoy hecho mierda, pero repetiría”. Y ese “repetiría” es el que me escama. Estoy 100% convencido de que es un jodido acto reflejo de lo que hacían nuestros antepasados, de lo que aún conservamos.Al igual que (este es otro tema espinoso) el minimalismo. Me parece el mas puro reflejo natural del hombre, la mas perfecta conexión entre la tierra y el/la hombre/mujer, y eso que yo de minimalismo no tengo ni puta idea pero me da muchísima envidia la gente que lo practica y lo domina. Lo mas cercano al minimalismo que he estado ha sido con unas zapatillas de transición y si, cuando te clavas una piedra duele que te cagas, pero notas el terreno, notas ese tacto, es como acariciar la senda/piedra/tierra.

 

Y bueno, con esto cierro este texto, que me hacía ilusión escribir, que llevaba casi dos años sin escribir nada, y creo que es un buen momento.

Anuncios